Tiritas anti-estrés

Justo después de reunirme con el departamento de SPA, el que presentó su última carta de promociones “Semana Santa 2012”, me di cuenta que nuestro centro spa & wellness es mucho más que un reducto de paz y tranquilidad con aroma a vainilla.

Puesto a investigar los beneficios del centro me pongo a preguntar, de modo casi automático, y como hace el 95 % de la humanidad que dispone de acceso a Internet, a nuestro gran amigo el que lo sabe todo: Google.

Parece claro que eliminar el estrés es la joya de la corona en cuanto a beneficios. Que por otro lado, con los tiempos que corren, es todo un logro. Pero descubro infinidad de beneficios como la regulación del sueño, reparación de problemas musculares, aliviar los síntomas de fatiga… En fin, verborrea cibernética al más puro estilo pre-campaña electoral, que necesitaba contrastar.

Sábado por la mañana, el spa en pleno auge, y ahí que voy. Me planto en el hall del centro con una caja de bombones de chocolate y naranja sin azúcar y la mejor de mis sonrisas. En una especie de trabajo de campo, cual Felix Rodríguez en “El hombre y la tierra”, y utilizando como pretexto esos existíos bombones franceses, me adentraba en las motivaciones, de los por allí pasantes, para acudir a un balneario urbano de estas características.

De nuevo la relajación y la terapia anti-estrés,  las maestras de ceremonias.

Pero gran sorpresa la mía cuando María Rico, pernoctante natural de Logroño, comentaba que ella asistía a estos centros para aliviar sus dolencias derivadas de la artritis. Atestiguaba que estos tratamientos aunque no se la eliminaban, por tratarse de una enfermedad crónica, si conseguían remitir el dolor y retrasar su expansión.

O el caso de Santiago Albadalejo procedente de Valencia, que afirmaba que estos tratamientos le reconcilian con su trabajo, familia y entorno vital en general.

En fin, no puedo afirmar que el acceso a este mundo sensorial te pasaporte, en “first class”, a una paz casi cristalina o tus chacras se alineen a ritmo de toque de queda cual soldados afganos en la Revoluciónde Saur. Lo que si puedo aseverar y viendo los motivos que nos mueven en cuanto a centros de esta índole se refiere, es que duele más el alma que, como diría Stallone, las piernas. Estos centros se establecen como alternativa perfecta no excluyente de los tradicionales centros médicos. Capaces de paliar dolencias físicas como la que nos comentaba María, también son ideales para ponerle dos tiritas al ánimo y mejorar nuestro quehacer diario.

by “Recepcionista cotilla”

1 Comment

  1. Nieves

    Doy fe!! Sentada en los asientos de masaje, con el agua a 32º cubriendo mi cuerpo y dejando a las burbujas hacer su trabajo… Encuentro ese momento, tan necesario, en el que puedo dejar la mente en blanco y evadirme de la realidad como Alicia en el País de las Maravillas o Peter Pan en el País de Nunca Jamás.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>